La Sala Wilfrid-Pelltier se revienta en tan solo segundos, Aretha Franklin en la tarima.

Por Enrique Garanto

Montreal, Canadá, 03-julio-2008.- El concierto da inicio exactamente a las 19h30, tiempo de Montreal, y desde la primera interpretación » I want to take you higher», los aplausos invaden en tan solo segundo la sala Wilfrid-Pelletier de la Place des Arts de Montreal. El escenario a su máxima capacidad «No entra ningún alfiler de más».

Ella vestida totalmente de blanco, con brillantes que le dan un cierto poder de diosa del amor. Sin palabras, Aretha Franklin revienta el escenario de la sala más grande dentro de la programación del Festival Internacional de Jazz de Montreal. Y por supuesto este es uno de los tantos conciertos más esperados por el auditorio quebecois .

En la tarima más de 20 músicos que pos supuesto le dan el retoque final a esta excelente representación americana. Aretha Franklin ha recibido más de quince reconocimientos dentro de su estilo. En 1960 recibió el primer premio que lleva por nombre «Respect», en 1973 recibe el premio »Amazing Grace» y en el 2008 es honorada con el premio «Ella Fitzgerald», este último entregado por el Festival Internacional de Jazz de Montreal.

Breve, su historial musical da inicio desde 1956 con el disco The Gospel Soul of Aretha Franklin, pasando por Sparkle en 1976 hasta su último So Damn Happy en 2003. Toda una diosa dentro de su género. En la sala Wilfrid-Pelletier más de 2500 personas se dieron cita para escuchar a una de las artistas más importantes dentro del jazz.

Partager

Facebook icon
Twitter icon
Instagram icon