Africa en Montreal, demuestra su belleza musical

Catégories:

Por Enrique Garanto

Montreal, Canadá.- Poco después de que el Festival Internacional de Jazz de Montreal haya terminado, nos dirigimos un poco más al norte de esta ciudad, para ser más exactos, al Plateau Mont-Royal, ahí en esta colonia a donde todos se pasean de comercio en comercio y sobre todo en los mejores restaurantes situados sobre la calle Mont-Royal.

Algo, justamente, que hace interesante de esta calle no es solamente su diversidad de comercios si no también la gran variedad de festivales que se reúnen en diferentes espacios, como lo es el Festival Internacional de Nuits d’Afriques, que en esta edición cumple 22 años de existencia.

La programación de esta edición es basta, interesante y sobre todo es un festival que permite a las personas de esta ciudad descubrir la nueva ola de músicos que tienen que ver con la cultura africana, sin más que decir, hagamos juntos un viaje por las diferentes salas de este festival: club del Kola Note, el Balattou, el metropolis y el National…

El primer día del festival, vemos que la gente se va reuniendo poco a poco en el club Kola Note para ver a una de las artistas bastante esperada: Dobet Gnahoré, de la Costa de Marfil y para ser honesto, al principio de su espectáculo nunca pensé que la gente reaccionaría de forma tan positiva ya que al principio de su espectáculo el ambiente era demasiado tranquilo.

Sin embargo minutos más tarde la prodigiosa Dobet Gnahoré logra que la gente encienda sus zapatos para ponerse a bailar. Ella excelente por su forma de bailar, brinca de un extremo al otro con mucha facilidad, es ahí a donde da inicio este viaje bastante colorido. Excelente espectáculo.

Y a tan solamente cuadras del Kola Note nos trasladamos a la sala del Club Balattou, un escenario bastante reducido, lo que hace absolutamente conciertos íntimos y además bastante enriquecedores. Al llegar al Balattout, alrededor de las 8h20 de la noche, se nota claramente la gran diversidad de personas que esperan con ansias el concierto de Menwar «Mano Negra».

Estaciono mi auto biológico, bicicleta, del otro lado de la calle Saint- Laurent, atravieso tranquilamente para dirigirme directamente al interior de este bar, y sin planearlo me encuentro con amigos en el club y tan solo cinco minutos de haber llegado el concierto da inicio. Lo clásico, sin conocer a este grupo, Menwar de la Isla Mauricio, me llevo una de las mejores impresiones de lo que hasta ahora es el festival.

Su música bastante tradicional, colorida y además muy simplista. En la reducida tarima vemos a los más de ocho músicos desgorrándose a todo lo que dan por este público multicultural, sin embargo lo que más me impresiona es que muchos medios han comparado a esta formación con Bob Marley, nada que ver, yo lo califico como música tradicional y muy fuera de lo común por la simplicidad de sus instrumentos y original por la manera de cantar. Para aquellos que les gusta explorar algo diferente pero bastante interesante, les recomiendo adquirir la discografía de Menwar.

Mientras que en el centro de la ciudad todo empieza a ser instalado para el Festival de música Francófona « el festival Francofolies». Continúo mi camino para dirigirme hacia el metrópolis. A donde se presentó Idir, quien cuenta con más de treinta años de carrera musical.

En la primera parte de este concierto vemos al grupo Syncop, formado como típicamente se hace en Montreal, con artistas de diferentes partes del mundo. Syncop es una formación bastante joven pero con una muy buena capacidad musical, ellos abren la pista para el rey de la música algeriana, Idir. Syncop se apodera de la tarima aproximadamente 45 minutos.

Después de la pausa musical con Syncop, Idir toma la plataforma y automáticamente en público se enciende de una manera explosiva, y que de hecho, Idir en sus brazos acaricia una de las guitarras más importantes en el mundo «Goudin».

En el metrópolis la gente baila armoniosamente, gritos de mujeres por todos lados, algunos impresionados por escuchar este estilo musical, otros me confiesan que es como volver a su juventud y otros simplemente me revelan que es todo un descubrimiento musical. Idir con sus más de 55 años logra que el metrópolis se mueva como una ola de mar, adornado obviamente de personas de todo el mundo…

EL festival aún no termina, quedan varios días para seguir descubriendo toda la diversidad africana y que de hecho hay otras representaciones más, así como Black Umfolosi, de Zimbawe, Papo Ross y la Orquesta Pambiche, una mezcla de la república dominicana y Quebec, Les Go de Koteba, dos mujeres de las Costa de Marfil, Salam de maruecos, Tribo de Jah, reggae brasileiro, entre otros más…

Por el momento los dejo con este viaje multicultural y en un par días les contaré otra historia musical.

Partager

Facebook icon
Twitter icon
Instagram icon